¿Qué ver en la zona de la Alta Anoia?

Nuestra próxima aventura nos llevará a conocer parte del territorio anclado en la depresión central catalana; concretamente la región de la Alta Anoia. Como se podrá apreciar, es un territorio con mucha historia, paisajes únicos y con gran cantidad de contrastes.

Iniciaremos nuestra andadura en la villa de Castellfollit de Riubregós, un municipio fundado en la edad medieval debido a las necesidades estratégicas de la época, donde destaca principalmente su castillo (a tan solo unos minutos andando desde el centro), y la iglesia de Santa Maria del Priorat (s.X), situada a las afueras de la localidad (750m del centro), la cual tiene una historia singular, ya que primero fue construida como una iglesia y posteriormente fue reedificada y concedida a una orden para que se consagrara como priorato; a raíz pues de esta última acción, es la razón de su actual nombre.   

Calonge de Segarra, un pequeño núcleo de población de tan solo doscientos habitantes, será nuestra siguiente parada. Documentado por primera vez en el s.II aC, alberga las ruinas del castillo (s.X) y la iglesia de Santa Fe, originaria del románico y que siglos posteriores fue remodelada en pleno auge del barroco.

Dentro del término municipal de Sant Pere de Sallavinera, en lo alto de una colina, se encuentra el Castell de Boixadors, un castillo de estilo románico y gótico del s.XI-XII. Debido a su ubicación (848 metros de altitud), nos brindará unas vistas excepcionales de la región.   

Desplazándonos en dirección sur, haremos un breve desvío hacia poniente para visitar la población más alta del Anoia: Pujalt (773m), como muchos otros pueblos de la región, es originario de la época medieval, donde a parte de su centro histórico, con refugio de la época de la guerra civil incluido, destaca también la capilla gótica de la Immaculada Concepció. Gracias a su altitud nos deleitará con una visión completa de toda la región de la Alta Segarra.

Retomando nuestra senda, Calaf es un alto en el camino obligatorio, se erigió a inicios de la edad media a partir de la edificación del castillo, considerado como uno de los más importantes de la comarca. Además, otro punto interesante a tener en cuenta es la iglesia renacentista de Sant Jaume con su torre campanario, símbolo de la ciudad. Si se realiza visita en sábado, podréis asistir a la celebración del famoso “Mercat de Calaf”, un mercado semanal que se lleva a cabo des de hace más de 800 años, y que es famoso por la leyenda que escribió el poeta Apel·les Mestres.

A tan solo 2,5 kilómetros del municipio de Prats de Rei, en la pedanía de la Manresana, visitaremos la torre de homenaje que se construyó en dicha localidad, la finalidad de este tipo de torres de la época eran la de vigilancia fronteriza; si nos atrevemos a subir, podremos ver una panorámica de gran parte de la comarca y de los pueblos que la conforman.

De camino a nuestro siguiente destino, nos enfilaremos hasta el punto más alto de la Serra de Rubió: el vértice geodésico de Còpia de Palomes (837m), el cual nos permitirá ver de cerca un aerogenerador (molino de viento) de más de 75 metros de altitud. Además al ser el punto más alto del Anoia, podremos contemplar unas magníficas vistas de toda la depresión central catalana.

El municipio de Rubió, nuestra siguiente parada, destaca principalmente por su castillo en ruinas, declarado BCIN el año 1949, y por la iglesia de Santa María, de estilo gótico, y la cual es muy particular, ya que fue integrada con las fortificaciones del castillo; de aquí su diseño con una connotación más militar que el resto de iglesias de la época.

Contrast, es una entidad de población la cual nos detendremos para visitar la iglesia de Sant Maur, que aunque ha sufrido varias remodelaciones, mantiene su carácter románico; además justo en frente, podremos contemplar una torre defensiva medieval en un excelente estado de conservación. Esta entidad, es el ejemplo perfecto de lugar (como muchos en la región) casi inhóspito que contiene recursos turísticos con un alto atractivo.  

Con la visita en Contrast, dimos por cerrada nuestra escapada por el Alta Anoia; sin embargo, de camino a casa a través de la C-1412, justo a pie de carretera en la entrada al pueblo de Veciana, realizamos un hallazgo fortuito que resultó ser una de las sorpresa de la escapada: la iglesia románica de Santa María, levantada el s.X, con una sola nave y ábside semicircular. Gracias a su última restauración y la rehabilitación del entorno la iglesia ha recuperado su máximo esplendor. Por este motivo, desde Dando Vueltas os recomendamos añadirla en vuestra ruta, como parada imprescindible.

Los siguientes atractivos no han sido nombrados en la ruta. Sin embargo, desde Dando Vueltas, también os los recomendamos:

  • Dusfort ➔ micropueblo a tan solo 2,5km de Calaf, que alberga la Iglesia románica de Santa María.
  • Maçana entidad de población perteneciente al municipio de Rubió (10km), erigida en el colina que lleva el nombre del municipio, el cual  destaca por su iglesia de Sant Martí.
  • Iglesia de Sant Pere d’Ardesa iglesia románica (s.XI) en plena falda de la Serra de Rubió, para llegar hasta aquí tendréis que coger un desvío a las afueras de Rubió.
  • Sepulcro megalítico de les Maioles de fácil acceso ya que está a pie de la carretera BV-1031.
  • Dolmen dels Tres Reis es otro sepulcro megalítico en la Serra de Rubió, muy cerca de la pedanía de la Manresana, también como en el anterior sepulcro, de muy fácil acceso ya que también está a pie de carretera de la BV-1031.
  • El Gorg de Nafre para los amantes de la naturaleza y los paisajes pintorescos, a tan solo cinco minutos andando de Copons encontramos este salto de agua natural.
  • Argençola Pueblo muy pintoresco en la parte más occidental de la comarca donde se podrá llevar a cabo la visita a las ruinas del castillo (s.IX-X) y la iglesia neoclásica de Sant Llorenç.

Deja un comentario