El Pirineo Oriental en tres días

En esta nueva entrada os proponemos una escapada de tres días por el Pirineo Oriental francés y catalán visitando la regiones del Conflent y la Baja Cerdaña catalana. ¿Os animáis a descubrir con nosotros esta ruta?

El Conflent: a los pies del Canigou

Iniciamos la escapada en la villa medieval de Vilafranca de Conflent, fundada en el 1090 e importante a lo largo de la historia tanto de Francia como de España. En 1982 fue nombrada como uno de los pueblos más bellos de Francia por dicha asociación (http://www.les-plus-beaux-villages-de-france.org/fr). Otro de sus principales atractivos con los que cuenta la villa, es la Cova Bastera, una cueva natural fortificada por Vauban y que se puede visitar de forma gratuita.  

Vilafranca de Conflent

En la cima del pueblo (fuera del recinto amurallado) nos encontramos el Fort Libèria, una fortaleza militar construida por Sébastien Vauban y que junto al resto de sus fortificaciones (12 en total) el año 2008 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Para acceder hay dos formas distintas: o bien, un paquete promocional con el que te trasladan en 4×4 desde el pueblo, o la que nosotros recomendamos; subir andando y disfrutar de las vistas (no más de 20 minutos y dificultad baja) y bajar por el pasadizo interior de unos 700 escalones que conecta el fuerte con la ciudad.

Nuestra siguiente parada fue la abadía románica de SaintMartinduCanigou (s.XI), situada en el municipio de Castell de Vernet, donde dejamos allí nuestro coche y subimos por un camino de 1,5km (30 minutos aproximadamente y dificultad baja) que nos dejó al pie de la abadía. La visita es guiada (recomendamos no ir en domingo ya que prácticamente no hay horas de visita) con una duración de 45-50 minutos y tiene un coste de 6€ por persona.

Saint-Martin-du-Canigou

El siguiente punto fue la visita al pueblo de Catllà, pueblo pintoresco el cual reúne su mayor atractivo en la Iglesia de Sant Andreu originaria del románico y ampliada en el s.XVII. También destacar que nosotros no tuvimos tiempo, pero si os gusta el senderismo, desde el mismo pueblo hay la posibilidad de iniciar una ruta que os llevará hasta la Ermita de San Jaume de Calahons (40-45 minutos por un GR).

Otra visita obligatoria que teníamos marcada era la población de Eus, reconocido como uno de los pueblos más bellos de Francia desde 1984. De toda la ruta, ha sido una de las mayores sorpresas que nos hemos llevado por su belleza e integración con el territorio.

Eus

Nuestra última parada del día fue el Prieuré de Marcèvol, situado en lo alto de un montículo donde puedes gozar de unas vistas del valle espectaculares. Desde Dando Vueltas os recomendamos encarecidamente no pagar por entrar ya que el precio (3,50€/PAX) no lo vale, ya que está en estado de reconstrucción y muy “desaprovechado”. A 200 metros encontramos la pedanía de Marcèvol, con la iglesia románica de Santa Maria de les Grades.   

El sur de Francia: territorio de paisajes únicos

La ruta del segundo día la iniciamos visitando la abadía de Saint-Michel-de-Cuxa situada dentro del término municipal de Codalet (a 3km); fundada en el s. IX y de estilo prerrománico (iglesia) y románico (claustro) y se puede visitar libremente previo pago de 7€/PAX.

Informándonos en una oficina de turismo local nos recomendaron la visita de la Tour de Goa, y sin duda acertamos al hacerles caso, es algo difícil llegar allí ya que solo existe un acceso “decente” y asfaltado a través de la población de Castell de Vernet. Una vez termina la carretera, aparcamos el coche en un parking habilitado y nos pusimos en ruta, tras 25 minutos (dificultad baja) llegamos a la cima del montículo donde está situada la torre y que nos brindó unas vistas únicas del valle y municipios que lo conforman.

Bajando otra vez hacia el valle, paramos a visitar la iglesia románica de Saint-Étienne de Sahorre (Sahorre), donde tuvimos que dejar el coche en el pueblo y acceder a través de un sendero de unos 500 metros (dificultad muy fácil) ya que luego fue substituida por otra iglesia más al centro de la población.

Tras recuperar fuerzas, nos dirigimos a otra gran sorpresa de nuestro viaje, el tercer municipio que hay en la región con la etiqueta como uno de los pueblos más bellos de Francia; Èvol, situado entre montañas e integrado perfectamente con en el entorno, tiene como principal interés (aparte del pueblo) la iglesia de Sant Andreu y las ruinas del castillo d’Èvol (estas últimas a 10 minutos andando del pueblo e imposible acceder en coche). 

El municipio de Nyer, penúltima parada de la jornada, fue algo decepcionante, ya que tenía un castillo, pero éste fue restaurado al completo y transformado en un restaurante. Sin embargo, el pueblo es punto de salida de una ruta de senderismo interesante, la cual nos llevará hasta la iglesia románica de Saint Just et Saint Pasteur d’En (2 km, 30 minutos y dificultad baja).

Finalmente la visita a Mont-Louis no defraudó y pudimos visitar otra fortificación realizada por Vauban que también forma parte del Patrimonio de la Humanidad. Destacar que la fortaleza interna de la ciudad todavía es utilizada como base militar por el ejército francés así que hay partes que no son accesibles al público en general.

La huella del románico en el Pirineo Oriental

Nuestro último día ya de vuelta a casa, cruzamos la frontera y nos dirigimos hacia la Baja Cerdaña donde visitamos con  el objetivo de complementar nuestra escapada medieval con una serie de municipios con la finalidad de visitar la arquitectura románica eclesiástica del Pirineo Oriental catalán.  Las siguientes iglesias son bajo nuestro punto de vista los que no te puedes perder:

  • Sant Vicenç de Saneja (s.XII), en Saneja, protegida como Bien Cultural de Interés Local.
  • Santa Cecília de Bolvir (s.XII), en Bolvir, protegida como Bien Cultural de Interés Local
  • Sant Pere d’Olopte (s.XII-XIII), en el Olopte.
  • Santa Maria d’All (s.XII-XIII), en la pedanía de All y que está incluida dentro del catálogo de patrimonio arquitectónico de Catalunya.
  • Sant Esteve de Prullans (s.XII) en el municipio de Prullans y que está incluida dentro del catálogo de patrimonio arquitectónico de Catalunya.
  • Santa Eugènia de Nerellà (s.XII) en el municipio de Santa Eugenia, es la única de todas  que mantiene el campanario original románico de estilo lombardo, también se la conoce como la “torre de pisa de la Cerdaña”. Fue declarada como Bien Cultural de Interés Nacional.
  • Santa Maria de Talló (s.XII), y que fue reformada en siglos posteriores en la pedanía de Talló, declarada como Bien Cultural de Interés Nacional.
  • Santa Cecilia de Beders (s.XII) y que como otras iglesias forma parte del catálogo de patrimonio arquitectónico de Catalunya.
  • Sant Andreu de Baltarga (s.XI) la cual sufrió grandes cambios durante el s.XVIII y que se encuentra en el municipio de Baltarga.
Sant Vicenç de Saneja

Con este último día enfocado al románico, termina nuestra aventura por tierras de frontera. 19 pueblos vistos, entre los cuales había algunos de los más bellos de Francia. ¿Nos hemos dejado algo por visitar? ¡Os invitamos a dejarnos un comentario!

Como siempre os dejamos anotados una serie de lugares de la región que no hemos señalado en la ruta, y con los cuales podréis o bien modificar vuestra ruta o ampliarla con el fin de maximizar vuestra experiencia.

  • Mosset  pueblo medieval, paisajístico y pintoresco.
  • Grottes de Canalettes ➔ por esta región hay una gran cantidad de cuevas naturales, en estas, de grandes dimensiones (en Vilafranca de Conflent) podréis gozar de cuevas iluminadas con luces de colores así como de experiencias familiares. Su precio es 10€ una cueva, 16€ las dos.
  • Prada de Conflent ➔ Capital de la comarca del conflent; turísticamente destaca la iglesia de Sant Pere con su campanario románico del s.XII de planta cuadrada y el retablo del altar mayor realizado por el escultor Josep Sunyer.
  • Iglesia románica de Sant Julià i Santa Basilissa ➔ en la población de Jújols (cerca de Olette).
  • La Bastide d’Olette ➔ aunque su estado es ruinoso no deja de tener su atractivo; Dicho edificio, está situado a 2 km de la población dirección Prada de Conflent.
  • Llivia  población que destaca por su núcleo antiguo destacando la Torre de Bernat de So y por la farmacia más antigua de Europa, actualmente un museo.
  • Bellver de Cerdanya ➔ destaca por su castillo (sólo se conserva la torre de homenaje) y por su iglesia parroquial de Sant Jaume.
  • Viliella ➔ micropueblo de la baja Cerdaña a 1563 metros de altitud con unas vistas espectaculares que se vuelven únicas para captar buenas instantáneas en ciertas partes del día cuando este se levanta con niebla.   

¡Si os habéis quedado con ganas de ver alguna foto más, os invitamos a echar un vistazo a su álbum de Facebook!

Deja un comentario